Carisma y Misión

“Vivir en comunidad y en pobreza radical el seguimiento de Cristo según el Espíritu Dominicano,

evangelizando y catequizando a las familias más pobres, en misiones y labor socio-educativa”.

A la comunidad, llegan después de su trabajo a orar, descansar, estudiar y convivir.

Su silencio y su paz no son estériles, su soledad no es alejamiento. La fraternidad, el estudio, la oración conventual hacen de ellas apóstoles de la VERDAD y fieles devotas a la Virgen María.

LA RECTITUD, LA LEALTAD, FRANQUEZA, SINCERIDAD Y SENSIBILIDAD al dolor Humano y otros problemas que afectan hoy a nuestros hermanos, son entre otras cualidades de la vida dominicana lógicas exigencias para quienes han abrazado el Espíritu de la ORDEN DE PREDICADORES, “CONTEMPLAR Y DAR LO CONTEMPLADO”.