Espiritualidad

Leonor Baqueriza, O.P. nuestra Fundadora fue una mujer dócil al Espíritu Santo. Cultivo una espiritualidad esencialmente Bíblica, Cristo céntrica, Eclesial, Eucarística, de gran devoción a la Santísima Virgen María, contemplativa de la naturaleza, confiada en la Divina Providencia y encarnada en la realidad de nuestro tiempo.

Siguiendo los pasos de Jesús y Santo Domingo, en M. Leonor hemos recibido de Dios, una espiritualidad que motiva e impulsa nuestro ser y actuar, dándonos las características peculiares de Hermanas Dominicas de la Doctrina Cristiana, y con ello, una manera propia de vivir el Evangelio.

 

Cuando hablamos de la espiritualidad de las Hermanas Dominicas de la Doctrina Cristiana, es decir, de nuestro modo de relacionarnos con Dios y de nuestra forma de vida religiosa, se suele hacer referencia a los cinco elementos constitutivos que compartimos con la Orden de Predicadores: la oración y la liturgia, la vida comunitaria, consejos evangélicos, el estudio y la predicación. Todos estos elementos “sólidamente trabados entre sí, armónicamente equilibrados y fecundándose unos a otros, constituyen, en su síntesis, la vida propia de la Congregación” y muestran cómo seguimos a Jesucristo, según el estilo que nació con M. Leonor Baqueriza, O.P. y se ha ido desarrollando al paso de los años, en cada una de las hermanas.

La esencia de la espiritualidad es: Contemplar a Cristo, luz, Camino, Verdad y Vida, en la Sagrada Escritura, en la oración personal, en la Eucaristía, en el amor a la Santísima Virgen María; el estudio asiduo y la vida comunitaria, que nos lleva a vivir y compartir nuestra vocación de predicadoras.

Seguir y Predicar a Cristo Luz, Camino, Verdad y Vida. Es el lema que Madre Leonor nos dejó para vivir.

Haciendo de Jesús nuestra luz estamos llamadas a vivir en la claridad, en el día sin ocaso, en la transparencia y pureza de un corazón que se deja iluminar por la luz verdadera que no tiene fin Cristo Nuestro Señor, solo así podemos ser luz del mundo.

Jesús es nuestro único camino, por El queremos caminar, transitar en esta vida con la plena certeza que Él nos lleva al Padre y por eso necesitamos llamar a otros para que anden y sigan este único camino que lleva a la Felicidad.

¿Qué es la verdad? ¿Quién es la verdad? Cristo. Estamos llamadas a conocer y orar con la Sagrada Escritura, ya que es conocer a Cristo, y vivir esa palabra de verdad que me hace libre, por eso  vamos por el mundo  viviendo y enseñado a los demás, la VERDAD que es CRISTO.

Cristo es la vida, estamos llamadas  hacer de Cristo  nuestra vida, es decir tenerlo a Él como rey y señor, centro y fundamento, solo así comunicaremos vida y vida en abundancia.